mamoplastia de aumento

Cirugía mamaria. Parte 2: la mamoplastia de aumento

Mientras que la cirugía de reducción de mamas puede tener beneficios médicos y físicos, la mamoplastia de aumento con implantes, a menos que esté presente algún tipo de malformación, es en gran parte una decisión emocional. Por ello hay una serie de consideraciones no tanto físicas como mentales que hay que tener en cuenta antes de someterse a esta intervención.

Si una mamá lleva implantes mamarios, las posibilidades de que su hija también desee someterse a un aumento de mamas son mayores. A menudo en las consultas de los cirujanos plásticos aparecen mujeres jóvenes acompañadas de mamás que también llevan prótesis. En general, hay que esperar que el desarrollo de la mujer haya terminado y por lo tanto que tenga por lo menos 18 años o, idealmente, más de 21. El desarrollo físico no es la única razón: se necesita también que la mujer sea emocionalmente lo suficientemente madura para tomar la decisión de someterse a una intervención. Hay mujeres que creen que una operación cosmética le ayudará a superar algunos problemas emocionales o sociales, pero hay que ser muy honestos: a través de una mamoplastia de aumento solo podemos aumentar el tamaño de las mamas!

MAMOPLASTIA DE AUMENTO

La decisión de someterse a cualquier tipo de intervención de tipo estético, nunca tiene que ser tomada con prisa y con expectativas equivocadas, por ejemplo en base a lo que hacen los famosos en la tele, a las fotos en anuncios publicitarios o en revistas del corazón. Ya sabemos que el Photoshop puede ser un gran aliado! La mamoplastia de aumento es una intervención quirúrgica seria que requiere por lo menos algunas semanas de tiempo de inactividad, cicatrices, y estar preparadas a padecer algo de dolor y molestias.

En nuestras practicas valoramos mucho el concepto de las proporciones. A la hora de evaluar una potencial paciente para una mamoplastia de aumento, consideramos de vital importancia tener en cuenta el equilibrio entre la parte superior del torso y las caderas, pero también la proporción de las mamas con el fin de lograr en cada paciente su forma de mama deseada seleccionando el perfil de implantes mamarios y el contorno adecuado.

Muchas pacientes simplemente quieren equilibrar su tronco con las caderas, pero hay otras tantas que desean una expresión más plena de su parte superior, con un perfil más redondeado. Cada paciente que quiere someterse a una mamoplastia de aumento tiene su idea de qué proporción es mejor para ella y por lo tanto es importante dedicar tiempo suficiente durante las visitas para elegir el tamaño y la forma del implante más adecuado. La elección de las prótesis es la decisión más importante acerca de la cirugía y que va a tener el mayor impacto en el resultado final.

Deja un mensaje

avatar