orejas de soplillo

Orejas de soplillo o duende; un complejo que tiene solución!

Las orejas son uno de los complejos más comunes que se sufren desde niños: son las orejas de soplillo, orejas grandes o bien  excesivamente separadas con aspecto de oreja de "elefante" o "duende". Con frecuencia son objeto de burlas y  bromas por parte de otros niños, lo cual genera un complejo que puede solucionarse incluso desde pequeño.

La otoplastia o cirugía estética de orejas, así se llama la cirugía que corrige la forma de las orejas, es una intervención definitiva con resultados que pueden permanecer toda la vida. Únicamente debemos esperar a que el niño tenga unos 6 u 8 años, momento en el cual las orejas ya están bien desarrolladas y el niño está preparado para soportar una anestesia general.

La identidad del complejo de orejas puede desarrollarse a partir de al adolescencia, por eso esta es la edad crítica en la que suelen consultar la mayoría de pacientes. La mayoría de los pacientes que pierden el miedo a la intervención y deciden someterse a ella,  afirman estar tan satisfechos con el resultado que preferirían haberlo hecho incluso antes.

Se trata de una intervención sencilla, pero por ella exenta de posibles complicaciones. En primer lugar se realiza bajo sedación o anestesia general. Esta decisión se tomará en función de la edad y condiciones físicas del paciente. Por ejemplo, en los niños se prefiere realizar la cirugía de las orejas bajo anestesia general, para controlar mejor en todo momento la respiración del niño. Sin embargo en adolescentes colaboradores o adultos se puede plantear una sedación. El objetivo es dar al paciente una experiencia agradable y placentera, de la que posiblemente no se acuerden de nada y no cause malestar o estrés.

El objetivo de la corrección de las orejas u otoplastia:

– reducir el tamaño visual de la oreja

– reproducir los pliegues que le dan aspecto extraño

– pegar las orejas más a la cabeza

Para ello es importante trabajar la oreja en al menos tres puntos estratégicos distribuidos de arriba a abajo. Si sólo se trabaja la oreja en el plano central, podemos tener como resultado una oreja en “teléfono”, es decir,  pegada en el centro pero separada superior e inferiormente. Esta es una de las complicaciones más frecuentes con la que los pacientes vienen a nuestra consulta buscando una segunda opinión médica.

Es importante ponerse en manos de buenos especialistas. Frente a un espejo pueden explicarnos los resultados que esperan obtener y el modo de trabajo.

Si decides infórmate a cerca de ella, puedes encontrar todos los detalles de la intervención en nuestra sección de Otoplastia.

Otra intervención relacionada con la cirugía estética de las orejas es la cirugía del lóbulo rasgado. 

Deja un mensaje

avatar